Roble

Roble era un viejo árbol que vivía en lo más profundo del bosque, él era muy feliz, cada día veía a los pájaros posarse  en su copa y hacer sus nidos, a él le encantaban los polluelos a los que, cuando sus padres iban en busca de comida, roble contaba grandes historias desde los orígenes del bosque hasta nuestros días, a las que los polluelos escuchaban atentamente con grandes ojos de admiración.

Así iban pasando los días hastaroble001 que a la vuelta de la búsqueda de comida llegaron los padres de unos petirrojos y empezaron a hablar así:

  • No sé dónde vamos a parar cada día el bosque es más pequeño
  • Son aquellos monstros de metal que se comen a los árboles y todo lo que tienen.

Al oír esto Roble se asustó mucho: ¿Qué serian esos monstros? ¿Me comerán? Se preguntaba.

Fue pasando el tiempo y Roble seguía pensando en ello, no podía esperar más.

Roble hizo un esfuerzo y levanto sus raíces del interior de la tierra, torpemente y como pudo fue dando pasos hasta llegar al fin del bosque. Allí se quedó espantado cuando vio a sus hermanos arboles cortados y vio a su lado a los monstros del metal durmiendo.

Sin hacer ruido volvió a colocarse en su sitio, a la mañana siguiente convocó una reunión con otros seres del bosque a la que acudieron los árboles, los amínales, los insectos, las flores, la hierba…, es decir, todos los miembros del bosque

Roble explico lo que había visto la noche anterior,  y entre todos decidieron plantarle cara a los monstruos haciendo les ver lo que pasaría si el bosque desapareciese.

Los primeros en actuar fueron los insectos: Cuando cayó la noche miles de insectos rodearon  a los monstruos picándoles por todas partes, ya que si desaparecen los arboles con ellos se van los animales quedando solo los insectos. Librarse de ellos les llevó todo el día con lo que aquella jornada no pudieron salir a comer árboles.

La siguiente noche los animales robaron el agua y el alimento a los monstruos, y le pidieron al sol que les diera de lleno, ya que sin arboles no hay sombra, ni crece hierba que comen los animales. Al día siguiente un sol de 45ºC asoló a los monstruos que, sin agua no podían moverse.

La noche siguiente los arboles dejaron de respirar, ya que cuando respiran de noche producen oxígeno, con lo que a la mañana siguiente los monstruos ya no podían respirar con lo que decidieron irse de allí rápidamente.

Los pájaros cogieron semillas de los árboles y repoblaron el bosque, y las personas que vivían por allí pudieron volver a usar el bosque como lo habían venido haciendo desde el principio de los tiempos, disfrutando y ayudando a conservarlo, ya que ahora es el lugar preferido de juegos de los niños, lo usan las familias, los enamorados para dar paseos y la gente coge leña en invierno para la calefacción. Y así roble volvió a su vida placida y feliz, y contó esta historia a todos los pájaros que se posaron para ser criados en su copa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s