Kata y Sifu

Había una vez un gato callejero llamado Sifu. Este gato vivía en la calle ya que sus anteriores dueños le habían echado de casa.
Dormía donde podía y comía los restos que la gente tiraba a la basura. Alguna vez veía por las ventanas a los gatos que vivían en las casas. Estos gatos ni se fijaban en él, ya que estaban en casa con sus amos con comida y cama.
Una noche de invierno Sifu fue a dormir debajo de un coche cuando encontró allí a una gata llamada kata y sifu002Kata. Kata también era una gata abandonada. Nada más verse se enamoraron.
Kata y Sifu pasaban el día dando paseos y comiendo lo que encontraban. Aunque no tenían dueño ni casa se sentían felices de tenerse el uno al otro.
Un día en que estaban paseando por la ciudad los encontró el camión de la perrera municipal y los llevó a un lugar especial que tiene allí para los gatos abandonados.
Vivan con muchos gatos todos ellos habían sido abandonados y antes vivían en la calle.
Un buen día vino una mujer a la perrera. Buscaba gatos porque según decía tenía ratones en casa. Entonces encontró a Kata y Sifu que se estaban lamiendo y le gustó tanto la escena que decidió llevarse la pareja.
Kata y Sifu empezaron a trabajar de caza ratones y se les dio muy bien.
En pocos días cogieron buen aspecto y vivieron felices en la casa de la mujer que les devolvió la esperanza que nunca perdieron.